Todo sobre la piel

Ácido Hialurónico ¿Qué es?

Si eres un entendido de la medicina estética, no te vamos revelar nada que no sepas, pero seguro que hay muchas cosas que no sabes, como cuando se descubrió o como puedes incorporarlo en tus tratamientos o aconsejar a tus clientes en sus rutinas de belleza.

¿Qué es exactamente? ¿Cuándo empezó a utilizarse? ¿De donde se extrae?

El ácido hialurónico, es una molécula que se encuentra de forma natural en la piel y en el tejido conectivo del cuerpo. Dependiendo de la zona donde se encuentre, este cumple distintas funciones. En el caso de la piel, su misión es la retención del agua para ayudar a mantener la hidratación y el volumen. Es decir, el ácido hialurónico, actúa como una esponja que atrae y conserva grandes cantidades de agua, es capaz de contener 1000 veces su peso en agua, de ahí su condición de super hidratante.

Descubierto en 1934 por dos científicos, no fue hasta los años 70 cuando empezó a utilizarse en el campo médico y hubo que esperar hasta 1996 para que fuera incorporado al sector de la cosmética y la medicina estética.

Actualmente se obtiene principalmente con biotecnología, pero también está presente en la cresta de los gallos, el cordón umbilical y las aletas de los tiburones, estas últimas son soluciones menos caras y menos eco-friendly.

Y ahora nos preguntamos ¿Si forma parte de mi cuerpo porque necesito introducirlo en mi belleza de rutina?

La respuesta es sencilla, igual que el colágeno y la elastina, la cantidad de ácido hialurónico, disminuye con la edad. En condiciones óptimas, cada día se degrada y se vuelve a sintetizar un tercio de todo el ácido hialurónico de nuestro cuerpo, pero con el paso de los años, este se va destruyendo poco a poco. En resumen, hasta los 35 años más o menos todo va bien, pero a partir de esta edad, su síntesis se reduce y comienzan a aparecer los primeros signos del envejecimiento, hasta que a los 50 más o menos, se calcula que habremos perdido la mitad que teníamos. Por suerte existen distintas formas de estimular su producción y reponerlo. En Dermocel, tienes una sección de cosmética facial en la que podrás encontrar cremas nutritivas e hidratantes con ácido hialurónico, que podrán ayudarte en tu rutina diaria.

Cuando utilizamos productos para el cuidado de la piel, como cremas y seruns, estos actúan como agentes hidratantes, gracias a su capacidad de retención del agua y como estimulante dérmico. Su capacidad de penetración en la piel, depende del peso molecular del ácido hialurónico, cuanto menor es el peso mayor es la hidratación en las capas profundas. Además su uso es compatible con la mayoría de tratamientos, ya que no interfiere en la acción de otros ingredientes. Puedes utilizar cremas hidrantes como nuestra Crema hidratante de uso diario, con Ácido Hialurónico alto poder regenerador e hidratante, activa las funciones naturales de la piel y retrasa la aparición de arrugas, con Vitamina E que neutraliza los radicales libres causantes del envejecimiento cutáneo, indicada para los primeros síntomas o si has pasado de los 50 años, puedes utilizar la nutritiva diaria, que además contiene filtro solar, por lo que puedes utilizarla en tu rutina diaria.

Existen distintos tipos de ácidos, reticulados y no reticulados, y de diferentes densidades. Los no reticulados de baja densidad son perfectos para rehidratar y dar luminosidad al rostro, mientras que los reticulados de mayor densidad sirven para rellenar las áreas más hundidas y alisar las arrugas o líneas de expresión, por eso si en tu centro realizar tratamientos de radiofrecuencia facial, nuestra Crema de Radiofrecuencia con gran cantidad de Colágeno y Ácido Hialurónico, te funcionará de maravilla. Esta crema conductora, que puedes encontrarla en el apartado de conductores, también puede utilizarse directamente sobre la piel como una hidrante diaria.

La hidratación, es la clave para mantener una piel radiante, pero algunos tipos de piel no pueden tolerar los productos químicos agresivos que contienen muchas cremas antiarrugas o de venta libre. El ácido hialurónico, proporciona de manera efectiva los beneficios hidratantes que la piel necesita, sin causar irritación. El uso diario de este ácido puede suavizar las arrugas y ayudar a la piel a mantener la humedad por debajo de su barrera.

La mayoría de los productos tópicos, contienen entre un 1 y un 2%, parece poco pero en realidad contribuye mucho, ya que un porcentaje más alto podría extraer demasiada humedad